147 total views,  4 views today

Lo importante es el metodo de estudio 

Desde que nuestra vida estudiantil comenzó, hemos escuchado, con mayor o menor frecuencia, lo que los demás consideraban la cantidad recomendada de horas de estudio para tener éxito en nuestro proceso educativo y nos entregábamos ciegamente a esas horas de estudio al día pensando que, sólo por estar encadenados al escritorio y cumplir con el tiempo, obtendríamos excelentes resultados, sin embargo, la realidad es que la cantidad de horas que debemos dedicar al estudio diario depende de cada estudiante, se ha demostrado que la cantidad de tiempo no es en sí una medición efectiva de aprendizaje, porque la calidad no es proporcional a la cantidad, lo importante es estudiar con un método.

 

 

 

Es mas importante el como estudias, que cuanto estudias

Sabemos que estudiar sin un método durante una gran cantidad de horas de forma rutinaria genera un efecto contraproducente pues reduce el enfoque del estudiante, afecta al rendimiento cerebral  y aumenta el sentimiento de frustración al sentir dificultad en el proceso de estudio.

Es mucho más importante cómo estudias que cuánto estudias. Existe una fórmula que mide la productividad en el estudiante, entendiendo productividad como la capacidad de completar tareas y de alcanzar objetivos, entonces, la productividad es igual al tiempo invertido por la intensidad de enfoque.

 

 

Variables a contemplar

La primera variable que vamos a contemplar es la fecha límite en días, imagina que debes entregar un trabajo final y realizar un examen parcial en 20 días.

La segunda variable contempla la cantidad total de temas que debes dominar para completar este objetivo; pongamos que debemos estudiar 20 temas para el examen y 10 temas para completar el trabajo final.

La tercera variable incluye el tiempo en horas que dedicas a estudiar cada tema con el 100% de tu atención y enfoque, para ello, debemos calcular un promedio del tiempo real invertido al estudiar anteriormente, en este caso, imagina que cada tema de esta materia nos lleva un promedio de dos horas.

 

 

Calculo del tiempo adecuado

Para calcular el tiempo total en horas de estudio multiplicamos los temas por el promedio de horas dedicado a cada tema, en nuestro ejemplo sería 30×2 con un total de 60 horas de estudio, para saber cuánto estudiar por día dividimos las 60 horas anteriores (resultado de sumar las 40 horas del examen y las 20 horas del trabajo final) entre los 20 días que pusimos como fecha límite, así al día deberíamos estudiar 3 horas.

 

 

Contempla añadir un porcentaje adicional

En este punto es importante mencionar que, para no caer en la falacia de la programación y acabar quedándonos cortos de tiempo, debemos añadir un porcentaje de sobra que nos ayude a terminar antes en el estudio y a no sentirnos tan presionados. Esta cantidad del porcentaje la fija cada estudiante según su disponibilidad de tiempo, máximo un 30%, en este caso, añadimos un 20% que aumenta la cantidad de horas a 3.6 horas de estudio diario, podríamos redondear a 4 horas. Si hacemos un cálculo adelantado, nos damos cuenta de que si estudiamos cuatro horas diarias para un total de 60 horas alcanzaríamos el objetivo en 15 días, es decir, cinco días antes de la fecha final. El total de las horas de estudio al día se debe dividir en periodos de estudio y en micro descansos dependiendo de la técnica de estudio que más nos funcione.

 

Observa el avance al procesar la información

Para saber si estamos estudiando con el tiempo correcto y efectivo, debemos observar el avance al procesar el volumen de la información, es decir, el promedio de temas estudiados por día, para ello, tomamos la cantidad total de temas (30) y la dividimos entre los 20 días, obteniendo un promedio de 1.5 temas al día. Si con la cantidad de horas estamos cubriendo o superando este promedio significa que estamos siendo eficientes y que estamos obteniendo el aprovechamiento adecuado.

Recuerda que tener claro para qué, cómo y cuánto vamos a estudiar nos ayudará a controlar y a dar lo mejor de nosotros en este proceso, no dejes al azar o a la procrastinación tus estudios. En la planificación efectiva encontrarás tu mejor aliado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *