173 total views,  1 views today

Metodo para mejorar productos, marcas o servicios

Método propuesto en 1971 por el académico Bob Eberlee en su libro “SCAMPER: Juegos para el desarrollo de la imaginación”, basándose en las ideas del creador del brainstorming, Alex Osborne, en 1953. Se basa en el principio de proponer algo nuevo partiendo de algo ya existente mediante la combinación o la modificación de ideas previas, por ello, las empresas suelen utilizar este método, fundamentalmente, para mejorar productos, marcas o servicios que ya están en el mercado. ¿Qué es el método SCAMPER?

Ideal para reactivar la creatividad

De forma más concreta, esta herramienta se utiliza en el proceso principal del brainstorming, concretamente, en la etapa de ideación que es aquella en la que el pensamiento divergente toma protagonismo para solucionar el problema planteado en la fase de definición. De este modo, es ideal para reactivar la creatividad tanto de forma individual como colectiva mediante el planteamiento de diversas preguntas que construyen el acrónimo con verbos de acción que facilitan la asociación mental de ideas y combaten la falta de propuesta. ¿Qué es el método SCAMPER?

Manager leading a brainstorming meeting with a group of creative designers in the office. Leader and business concept

Acrónimo

De este modo, SCAMPER es el acrónimo anglosajón para cada una de estas preguntas que se desglosan de la siguiente manera:

S “substitute o sustituir” ¿Qué se puede reemplazar en el producto o servicio actual?

C “combine o combinar” ¿Qué se puede combinar?

A “adapt o adaptar” ¿Qué se puede añadir? (nuevos elementos y/o funciones)

M “modify o modificar” ¿Qué se puede cambiar? (tamaño, color, forma…)

P “put to other uses o aplicar otros usos” ¿Qué puedo ponerle para darle otra utilidad?

E “eliminate o eliminar” ¿Qué puedo sustituir, eliminar o simplificar?

R “rearrange o reorganizar” ¿Cómo puedo darle la vuelta al producto en sí o al proceso?

Light Bulb Ideas Creative Diagram Concept

Preguntas SCAMPER

Imaginemos que el problema planteado es agilizar y eficientar la devolución de productos comprados por Internet. Al aplicar el planteamiento, comenzamos con preguntas SCAMPER, de esta forma:

S: ¿Podríamos sustituir a los repartidores por puntos de devolución permanentes?

C: ¿Podríamos combinar las rutas de reparto con rutas de devolución?

A: ¿Podríamos añadir otro servicio al de devolución?

M: ¿Podríamos cambiar el color de los camiones de reparto según su función?

P: ¿Podríamos utilizar las devoluciones para surtir una tienda física que las vuelva a poner a la venta?

E: ¿Podríamos eliminar alguna parte del proceso sin que se perdiera eficiencia?

R: ¿Podríamos reprogramar el calendario de entregas en favor de las devoluciones sin que se viera afectada la productividad?

Multiple lightbulb designs
Anímate a probar este método

Una vez formuladas las preguntas SCAMPER, debemos responderlas. Recuerda que cuántas más preguntas obtengamos, mucho mejor. Es fundamental que planteemos una solución principal hipotética y una aseveración para valorar las ideas antes de dar paso a las soluciones, recuerda que primero delimitamos los problemas. Posteriormente, profundizaremos en las respuestas y analizaremos su viabilidad. Anímate a probar este método y déjanos saber en comentarios cómo te fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *