747 total views,  1 views today

Te cuesta poner atención.

Observas tus notas y apuntes pero no consigues enfocar tu atención en estas herramientas del conocimiento ni cumplir con las expectativas sobre los tiempos de estudio y el avance en la materia. Si cada día te cuesta más centrarte y enfocarte para cumplir con los objetivos de tu carrera, este artículo es para ti.   ¿Cómo enfrentar los problemas de atención al estudiar?

 

 

Razones por las que no te concentras 

Existen cuatro razones fundamentales por las que no te puedes concentrar: la primera es la falta de un método de estudio; la segunda es el exceso de distracciones; la tercera es la falta de visión que se genera cuando no sabes cuánto tiempo te llevará cada actividad y la cuarta son los problemas de salud como la falta de energía, de sueño, el aumento de la ansiedad y el estrés así como el cansancio.   ¿Cómo enfrentar los problemas de atención al estudiar?

 

 

 

 

Consejos para dominar las fugas de energía que propician la distracción.

Administración y distribución efectiva

1.  Al administrar la energía mental y distribuirla en intervalos de tiempo de estudio con descansos activos, nos mantenemos en un estándar de retención alto, por encima del 70%.

 

 

 

Tu reloj como aliado

2. Estudia siempre con reloj. Si no lo utilizamos y dejamos el transcurrir temporal a la intuición o, incluso, a los horarios de la comida, el 50% del tiempo dedicado va a ser efectivo, el 10% va a ser de descanso y el 40% restante va a ser una completa pérdida de tiempo.

 

 

 

 

 

Activate y realiza ejercicio

3. La actividad física potencializa la concentración. Contrario a lo que podríamos pensar, el estado físico pasivo consume mucha más energía de lo que pensamos y nos sitúa en un escenario de desmotivación y desgana, mientras que realizar actividades físicas como caminar, correr o meditar fomenta la descarga emocional y aumenta nuestro nivel de energía y concentración.

 

 

Utiliza la distracción como recompensa

4. Crea un presupuesto de concentración diaria que incluya la distracción como recompensa. Utiliza una herramienta de gestión del tiempo para poder determinar los objetivos de concentración basados en la cantidad de tareas y en el tiempo destinado para ejecutarlas y, según esta información, podrás saber cuánto tiempo estudiar al día. Si una tarea es demasiado extensa, divídela en microtareas y trabaja siempre con una fecha límite para cada una.

 

 

 

 

 

 

 

Retos y premios

5.Ponte retos de concentración. Una vez que sepas el tiempo promedio que te lleva completar una tarea, intenta reducir este promedio por lo menos en un 25%, asegúrate de premiarte debidamente si lo cumples. Esta estrategia no sólo te ayuda a cumplir los estándares sino que vas mejorando tu productividad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *