151 total views,  4 views today

500 Millones de usuarios nuevos

Según el último informe digital de Hootsuite y de We Are Social, durante el 2021, se unieron más de 500 millones de nuevos usuarios a las redes sociales, el total asciende a 4,330 millones, es decir, un 55% de los habitantes del planeta son usuarios de una o varias redes sociales.

 

 

Problemáticas y retos

Desde que la revolución digital comenzó, se han generado diversos escenarios que incluyen nuevas problemáticas y retos como resultado de las nuevas formas de interactuar, comunicarnos y difundir información. Por ejemplo, algunas de las prácticas de comunicación digital que vulneran nuestros derechos en las redes sociales incluyen el sexting, el sexcasting, el ciberbullying y el grooming muy difíciles de medir, detectar, perseguir y sancionar.

Sin duda, el alcance de las redes sociales es extraordinario borrando límites de tiempo y espacio en la posibilidad de encontrarnos con el otro además de permitirnos ejercer, como nunca antes, nuestro derecho a la libertad de expresión pero también puede convertirse en una inconmensurable amenaza.

 

 

 

 

 

Torre de Babel virtual

La información viaja a raudales y a la velocidad de la luz en las redes sociales, la interacción entre los usuarios es una verdadera panacea de criterios convirtiendo a las redes sociales en una torre de Babel virtual donde no importa de dónde vengas ni qué idioma hables, las distancias de cualquier tipo parecen casi desaparecer gracias a la interacción de opiniones sin límites en busca de la viralidad y los miles de millones de seguidores, pero, realmente, ¿todo vale y todo está permitido?

 

 

 

La Etica como guía

Las redes sociales son, indiscutiblemente, un complemento de la forma en la que nos relacionamos en la actualidad pero también involucran un gran porcentaje de responsabilidad con el uso de nuestra propia información y la de los demás. Es fundamental contemplar los principios éticos universales para conducir nuestro comportamiento, la ética no es una guía donde se especifique lo que se considera “bueno” o “malo” sino que nos brinda un marco referencial que nos ayuda a forjar criterios de decisión fundamentales mediante el pensamiento crítico, la empatía, la reflexión sobre nuestros actos y los de los demás, el respeto y la sana convivencia.

 

 

 

 

 

 

Armonía entre decisiones y preceptos morales

Conducirnos con ética implica, en términos generales, conseguir una armonía entre las decisiones y los preceptos morales, contemplar en todo momento la dignidad personal y la del otro, además de cumplir con la ley y con nuestros deberes. La regulación de la conducta en las redes sociales no es tarea fácil, puesto que el marco es tan amplio que existen muchísimos huecos legales que dificultan la determinación y vigilancia así como la parte punitiva, por lo que, la ética se convierte en el verdadero garante de una mejor y más saludable interacción digital tomando como base la autorregulación, la prevención y la concienciación en lugar del elemento punitivo y coercitivo.

 

 

 

Respeto, derecho al honor, imagen y libertad de expresión

Así, todos los usuarios, ya sean “seguidores” o “influencers”, deberían perseguir y fomentar, por encima de todo, el respeto a la intimidad familiar y personal aunque parezca que la red social implica una renuncia al derecho a la intimidad, este acuerdo no es completamente válido; asimismo, el derecho al honor y a la buena imagen; el derecho a la libertad de expresión y a la propiedad intelectual como pilares de un comportamiento ético digital del que podamos sentirnos orgullosos.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *